Llámenos: 932 522 349 Consultas Clínica Tres Torres, c/ Dr. Carulla 12 planta 3, 08017 Barcelona | Ver mapa

Llámenos: 902 013 713 Consultas Clínica La Milagrosa, c/ Fernández de la Hoz 45, 28017 Madrid | Ver mapa

Abdominoplastia.

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que elimina el exceso de piel y tejido graso del abdomen medio y bajo, tensando los músculos de la pared abdominal y consiguiendo un abdomen más plano y más firme, y una cintura mejor moldeada.

No se trata de un tratamiento quirúrgico del sobrepeso. Los individuos obesos que tienen intención de adelgazar deben posponer cualquier clase de cirugía del contorno corporal hasta que sean capaces de mantener su peso.
Aplicaciones de la abdominoplastia-

Realizamos varias técnicas diferentes de abdominoplastia. La más común actualmente es la que asocia la liposucción con la extirpación del tejido sobrante, lo que permite definir mejor la figura y obtener mejores resultados.

Los objetivos de la abdominoplastia son:

  • Eliminar la piel y grasa sobrantes
  • Reforzar la musculatura
  • Dejar el vientre plano y rehacer la forma de la cintura
  • Habitualmente, la abdominoplastia se realiza bajo anestesia general.

    Técnicas existentes

    La técnica más adecuada dependerá del tipo de paciente. Las principales combinaciones son:

  • En pacientes jóvenes con buen tono cutáneo y sin separación entre los músculos rectos (diastasis) se suele practicar una liposucción abdominal.
  • En pacientes jóvenes con discreta flacidez de piel y exceso de grasa se aplica la liposucción del abdomen combinada con un tratamiento postoperatorio con radiofrecuencia.
  • En pacientes jóvenes con buen tono cutáneo pero con diastasis se combina una miniabdominoplastia con una liposucción. De este modo se refuerzan los músculos abdominales y se extirpa la grasa a través de la liposucción.
  • Si existe un exceso de piel y grasa importantes, además de una separación muscular o diastasis, se aplica la abdominoplastia clásica.
  • En qué consiste la abdominoplastia

    La abdominoplastia consigue levantar la piel y grasa del abdomen, reforzar los músculos rectos (que suelen separarse tras los embarazos, dando lugar a un característico abdomen distendido) y remodelar la cintura.
    La incisión se realiza asegurando que la cicatriz quede cubierta con la ropa interior. únicamente en pacientes que precisan una gran extirpación, la cicatriz, más larga y horizontal, queda baja y puede ser visible con ciertos tipos de ropa interior.
    Siempre combinamos la liposucción con la abdominoplastia, consiguiendo así disminuir la grasa abdominal y los flancos (michelines) y una figura más definida.

    Posoperatorio y recuperación

    La operación requiere dos noches de ingreso. Después se recomienda reposo relativo (no se debe estar en cama) durante 7-10 días. Tras una abdominoplastia es habitual referir una sensación de tirantez, que desaparece en unos días, debido a que la musculatura abdominal se ha reforzado. Es necesario utilizar una faja durante un par de meses después de la intervención, y realizarse masajes en la zona del abdomen para facilitar la elasticidad cutánea.

    Suele notarse una disminución de la sensibilidad en la zona, que desaparece con el tiempo. Esto se debe a que al despegar la piel para realizar la abdominoplastia se cortan las pequeñas terminaciones nerviosas de la zona.

    En algunos casos pueden producirse pequeñas irregularidades. De ahí la importancia de someterse a masajes y drenaje linfáticos para regularizar la recuperación.

    En pacientes muy obesos, la cicatrización puede retrasarse, sobre todo en el área suprapubica. Aunque puede resultar algo molesto, se resuelve de forma espontánea. Es muy importante dejar de fumar entre 2 y 3 semanas antes de la cirugia para evitar graves problemas de cicatrización.