Llámenos: 932 522 349 Consultas Clínica Tres Torres, c/ Dr. Carulla 12 planta 3, 08017 Barcelona | Ver mapa

Llámenos: 902 013 713 Consultas Clínica La Milagrosa, c/ Fernández de la Hoz 45, 28017 Madrid | Ver mapa

Blefaroplastia. Cirugía estética de párpados

La blefaroplastia es un procedimiento quirúrgico destinado a eliminar el exceso de piel de los parpados, tanto superiores como inferiores, así como el tejido graso subyacente (las bolsas). En el párpado inferior se consigue además mejorar la ojera. Puede asociarse a otros tratamientos como lifting de cejas, el lifting facial o el de pómulos.

Indicaciones de la blefaroplastia-

La blefaroplastia consigue mejorar la flacidez cutánea en la zona, así como las bolsas, y puede ayudar a mejorar la visión a personas con un exceso de tejido en el párpado superior que les cae sobre la pupila dificultando la visión.-

No elimina las “patas de gallo” u otras arrugas, las “ojeras” oscuras, ni levanta las cejas caídas.-

La cirugía de los parpados no puede detener el proceso de envejecimiento pero permite disminuir el aspecto de piel flácida y bolsas en la región de los parpados.-

Puede ocurrir que sea necesario aplicar otras formas de cirugía, si las alteraciones afectan a la función de los párpados. Es el caso de la caída de párpados por problemas musculares, conocido como ptosis palpebral; o la laxitud entre el párpado y el glóbulo ocular, conocido como ectropion. Asimismo, las arrugas pueden mejorarse mediante la aplicación del láser , un peeling o Vistabel.-

En qué consiste la intervención

La blefaroplastia se diseña de forma individual, según las necesidades y particularidades del paciente.-
Puede realizarse de forma aislada, sólo en los párpados inferiores o superiores, o en ambos. Además, puede combinarse con otros procedimientos quirúrgicos sobre ojos, rostro, cejas o nariz.

Corrección de los párpados superiores

Para corregir los párpados superiores, se dibuja un huso de piel que corresponde a la cantidad sobrante. El marcaje se realiza con el/la paciente de pie, levantando las cejas. Hay que tener en cuenta que las cejas caídas sólo pueden mejorarse a través de un lifting de la frente. Tras extirpar la piel se extrae el exceso de grasa de las bolsa. A través de esta misma incisión es posible también extirpar los músculos responsables de las arrugas del entrecejo y usarlos para rellenar las arrugas. La cicatriz queda justo en el pliegue del párpado, por lo que no es visible.

Corrección de los párpados inferiores

Para la corrección del párpado inferior existen varias posibilidades.-

La técnica clásica consiste en realizar la incisión justo debajo de las pestañas, para que la cicatriz quede escondida. A continuación se extraen las bolsas de grasa, sin extirpar mucha piel. De esta forma se evita que la piel de esta zona, muy fina, se retraiga dejando al descubierto el blanco del ojo.

La técnica transconjuntival, la más frecuente y la que más hacemos, consiste en extraer las bolsas de grasa realizando una pequeña incisión en el interior del párpado. De esta forma no queda ninguna marca externa, y no se lesiona el músculo orbicular, responsable del cierre del párpado. Si sobra algo de piel, ésta puede eliminarse a través de la técnica clásica o utilizando el láser. –
La técnica de Loeb se aplica en los casos en los que existe un surco orbitario marcado (que da una aspecto azulado a la ojera). Cuando esto ocurre, en vez de extirpar la grasa, ésta se coloca por delante del reborde orbitario para rellenarlo. De esta forma se enmascaran las ojeras.

Cantopexia

Se aplica cuando el canto externo del párpado está uno o dos milímetros desplazado por encima del interno. Para corregirlo, puede darse un punto y elevar el párpado inferior (cantopexia) o reinsetar el párpado inferior para crear este efecto (cantoplastia externa). Este procedimiento permite dar una forma más juvenil al párpado y mantener la tensión para que no se retraiga y de lugar al “ojo redondo” o scleral show.

Anestesia y posoperatorio

La blefaroplastia puede realizarse con anestesia local, anestesia local más sedación o anestesia general. –
El hematoma resultante de la intervención se reduce mucho si tras la cirugía se aplica hielo sobre los ojos durante un par de horas. – Si aparecen hematomas, éstos desaparecen en unas dos semanas.
A los cuatro o cinco días se extraen los puntos y se inician masajes drenantes para reducir el edema y dar elasticidad a la piel.