Llámenos: 932 522 349 Consultas Clínica Tres Torres, c/ Dr. Carulla 12 planta 3, 08017 Barcelona | Ver mapa

Llámenos: 902 013 713 Consultas Clínica La Milagrosa, c/ Fernández de la Hoz 45, 28017 Madrid | Ver mapa

Liposucción. Lipoescultura.

La lipoescultura hace referencia a la remodelación del contorno corporal usando la liposuccion, una técnica que destruye los depósitos de grasa instalados en determinadas áreas del cuerpo, incluyendo cara y cuello, brazos, tronco, abdomen, nalgas, caderas y muslos, rodillas, pantorrillas y tobillos.

La liposuccion no es un sustituto de la reducción de peso, sino un método para eliminar depósitos localizados de tejido graso que no responden a la dieta o el ejercicio

Técnicas de lipoescultura-

Aplicamos la nueva cánula de alta vibración, que permite una aspiración más cómoda del tejido graso mientras se remodela, con un sangrado menor.
De todas formas, creemos que no es tan importante el medio mecánico por el que se elimina la grasa como la técnica empleada por el cirujano. Para reducir problemas (fundamentalmente irregularidades), lo más importante es extraer la grasa en profundidad. la grasa superficial cumple una función estética al ser el colchón d ela piel. Si extraemos mucho de esta zona se puede producir irregularidades. Sólo en casos de flaccidez o celulitis podemos despegar esta zona superficial para favorecer la retracción de la piel por la cicatriz que se forma. Asimismo, cada vez es más frecuente asociar un tratamiento de radiofrecuencia antes o después de una cirugía para tratar la flacidez y la celulitis. La liposucción puede realizarse como procedimiento primario para mejorar el contorno corporal, o en combinación con otras técnicas quirúrgicas como el lifting facial, la abdominoplastia o el lifting de muslos para tensar la piel relajada y las estructuras de soporte. El mejor candidato para una liposucción es el individuo de peso relativamente normal que posee un exceso de grasa en áreas determinadas del cuerpo ya que una piel firme y elástica lleva a un mejor contorno final después de la liposucción. La piel colgante no se readapta por si misma al nuevo contorno, y puede requerir radiofrecuencia u otras técnicas quirúrgicas adicionales para eliminar y tensar el exceso de piel.

Necesidad de anestesia

Según el número y la extensión de zonas a tratar, puede requerirse anestesia local, local más sedación, epidural o general. En todos los casos primero se infiltra una solución, de Klein, para reducir al mínimo la cantidad de sangre que se pierde.-

Zonas a tratar

Cuello: tratamiento de la papada y mejora del ángulo del cuello. Suele asociarse al lifting. -
Brazos: se ha abandonado prácticamente la lipectomía en esta región. Se han extirpado grandes de grasa (1000 cc) con una retracción cutánea muy buena. Sólo precisa unos cuidados postoperatorios particulares que si se siguen facilitan la retracción cutánea. -
Abdomen: en pacientes jóvenes o con buen tono cutáneo se puede eliminar la grasa sobrante (michelines) con buen resultado. Si hay debilidad muscular (diastasis de rectos) debido a embarazos, o sobra mucha piel es mejor optar por la cirugía abierta (abdominoplastia). La zona de los flancos es especialmente agradecida para ser aspirada. -
Espalda: los “michelines” de la espalda ofrecen muy buenos resultados tras ser tratados con liposucción. -
Nalgas y muslos: es la zona más popular. Lo más importante al aplicar la técnica en esta zona no es vaciar, sino modelar el contorno, practicar lo que se conoce como lipoescultura. La asociación de la radiofrecuencia con la liposucción ha permitido mejorar aún más los resultados en esta zona-
Rodillas: es posible eliminar los cúmulos que aparecen en la parte interna de las rodillas y por encima de la rótula.
Piernas: se trata de remodelar sobre todo la zona de los tobillos, donde tiende a acumularse la grasa. También se pueden redefinir las curvas naturales de la musculatura de la pierna (gemelos).

Postoperatorio y recuperación

La liposucción es una cirugía con escasos riesgos si se conoce la técnica y es practicada por un especialista en una clínica reconocida.

Los resultados no son inmediatos. Tras la aspiración se produce un edema (inflamación) que hay que tratar con prendas compresivas (fajas, medias), masajes (drenajes linfáticos) y ejercicio. El resultado empieza a ser visible a los dos o tres meses de tratamiento.

A los dos meses puede iniciarse un tratamiento con radiofrecuencia para mejorar el tono de la piel.

La complicación mas frecuente de la liposucción son pequeñas irregularidades en la piel que se evitan tratando de ser cuidadoso con la técnica. Muchas veces desaparecen o mejoran con masajes o radiofrecuencia. En algunos casos puede ser necesario realiar injertos d etejido adiposo (lipofilling) para corregirlos. También puede aparecer una sensación de acorchamiento en la piel que suele desaparecer en poco tiempo. Aún infiltrando previamente la piel (técnica de Klein o liposucción tumescente) no es raro que aparezcan hematomas.

La infección es extremadamente rara, pero puede ocurrir.