Llámenos: 932 522 349 Consultas Clínica Tres Torres, c/ Dr. Carulla 12 planta 3, 08017 Barcelona | Ver mapa

Llámenos: 902 013 713 Consultas Clínica La Milagrosa, c/ Fernández de la Hoz 45, 28017 Madrid | Ver mapa

La cirugía de la nariz (rinoplastia) es una de las operaciones de cirugía plástica estética más frecuentes.

Con ella se consigue cambiar el aspecto, estructura o función de la nariz, aumentando su tamaño, variando su forma o ajustando el ángulo entre ella y el labio superior. Puede ayudar a corregir defectos de nacimiento, lesiones nasales y algunos problemas respiratorios.

No existe un tipo universal de rinoplastia. Este tipo de cirugía se diseña de forma completamente personalizada, según de las necesidades y características particulares de cada persona.

En qué consiste la técnica

El objetivo de la rinoplastia es mejorar el aspecto de la nariz al mismo tiempo que se mantiene o mejora su función respiratoria.

Hay dos tipos de rinoplastia:

  • Cerrada: significa que las incisiones están escondidas dentro de la nariz.
  • Abierta: además de las incisiones internas se realiza una externa en la columela (el fragmento de piel entre los agujeros de la nariz o narinas) para poder levantar la piel y ver bien los cartílagos.
  • La tendencia es a realizar más cirugías abiertas que cerradas. Seguimos practicando la rinoplastia cerrada en narices que requieren sobre todo tratamiento del exceso de giba (reducción del dorso) y las abiertas en los demás casos: correción de punta, narices grandes, desviaciones…

    Los objetivos generales son:

  • Estrechar la punta eliminando parte de los cartílagos alares
  • Reducir el dorso haciéndolo recto
  • Hacer que la punta no caiga. También podemos hacer las puntas más estrechas o más redondas, según el caso
  • Colocar injertos de cartílago para rellenar o mejorar la proyección en diferentes zonas de la nariz
  • Corregir las desviaciones de tabique.
  • Postoperatorio y recuperación

    · Tras la operación se coloca un yeso que protege la nariz y mantiene su forma, así como unos pequeños tapones.

    · No es una cirugía dolorosa. Al día siguiente de la intervención se retiran los tapones, y a la semana el yeso.

    · Suele aparecer una inflamación con hinchazón que dura aproximadamente un mes. En las rinoplastias abiertas puede haber cierta inflamación residual durante más tiempo. Hay que tener much paciencia en la rinoplastia ya que la forma definitiva puede verse al cabo de un año. Tampoco es raro tener que hacer algun pequeño ajuste o corrección pasado un tiempo.